Ciberseguridad y reputación online para despachos

Lo que no se comunica, no existe. De poco sirve que seamos los mejores en nuestro ámbito si no lo contamos, de ahí la importancia de diseñar una buena estrategia para construir la imagen corporativa de nuestro despacho, basada en aquello que nos diferencia y nos posiciona respecto a los demás. Y hemos de labrarla en un entorno digital e interconectado, en el que priman la inmediatez, la visibilidad, la credibilidad y la influencia. Además de un uso adecuado del correo electrónico y  de la mensajería instantánea, los bufetes tienen que construir su identidad digital, contando con una página web, actividad en las redes sociales más indicadas para el despacho y en los perfiles  individuales de los miembros de su equipo.

Los medios sociales son un perfecto termómetro para que las empresas puedan medir su
reputación online, por eso es aconsejable monitorizar lo que se dice de nuestra marca,
con independencia de que hayamos decidido no tener una presencia activa en dichas redes.  Pero junto a los beneficios hemos de ser conscientes de los posibles riesgos derivados de la incursión en medios sociales. Por eso, el Consejo General de la Abogacía Española, en colaboración con el Instituto Nacional de  Ciberseguridad (Incibe), ha elaborado una guía para abordar la construcción de la reputación online de los despachos desde el punto de vista de la seguridad, exponiendo los peligros existentes y aportando pautas de actuación.

Suplantación de identidad; registro abusivo del nombre o dominio; fuga de información; publicaciones por terceros de informaciones negativas o utilización no consentida de los derechos de Propiedad Industrial son sólo algunos de estos riesgos.  El Incibe propone una serie de recomendaciones preventivas y reactivas para hacerles frente:

Recomendaciones preventivas

– Definición de una estrategia de identidad corporativa.

– Interacción con los usuarios.

– Redes Sociales.

– Cumplimiento normativo.

– Adopción de medidas de seguridad.

– Monitorización y seguimiento de la reputación online

Recomendaciones reactivas:

– Utilización de canales de denuncia internos.

– Denuncia judicial frente a atentados a la reputación.

– Recuperación del nombre de dominio.

Podéis acceder a la guía completa y consultar la jurisprudencia relacionada en la base de datos jurídica Iberley.

Si te ha resultado útil, ¡compártelo!