Entrevista a Manuel Loureda, Presidente de la Asociación de Asesores de Empresa

“Los asesores tenemos que ponernos las pilas y posicionarnos en atención al cliente”

Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid y  MBA en el Instituto de Empresa, Manuel Loureda pasó la mitad de su trayectoria profesional trabajando en multinacionales hasta que una reestructuración lo llevó a cambiar de rumbo y fundar la Asociación de Asesores de Empresa. Lleva 18 años al frente de la entidad, que agrupa a 2.400 despachos a nivel nacional.

¿Qué le impulsó a poner en marcha la Asociación Nacional de Asesores?

Aprovechar las tecnologías de la información, divulgar y poner en valor todas las ventajas que la Administración Electrónica brinda a los despachos. En esta línea las asociaciones profesionales debemos ser una herramienta de apoyo al negocio en su gestión diaria y de análisis para abordar cambios que nos permitan estar en línea con la problemática de nuestro cliente.

¿Cuál es el fin de la entidad?

Existen dos tipos de asociaciones: las más conocidas, que tienen una función representativa de los colectivos, y las más pragmáticas. Nosotros estamos en el segundo grupo. Nuestra misión es aportar beneficios, dar a conocer herramientas como la vuestra que  facilitan la gestión diaria del despacho. En esta línea las asociaciones profesionales debemos ser un instrumento de apoyo al negocio en su gestión diaria y de análisis para abordar cambios que nos permitan estar en línea con la problemática de nuestro cliente.

 

“En un mercado empresarial como el español, compuesto fundamentalmente por autónomos y PYMES, si la asesoría no exisistiese habría que inventarla”

 

¿Hacia dónde se dirigen las asesorías? ¿Cuál va a ser su papel en los próximos años?

Debemos pasar de la mera gestión de las obligaciones formales y colocarnos en el asesoramiento del cliente en su administración para  ayudarle a enfocar el desarrollo de su negocio desde el punto de vista de la gestión administrativa y económica, aspecto que sólo se puede llevar a cabo de forma óptima desde la cercanía con el cliente y el conocimiento de su entorno para ser verdaderamente su asesor.  Tenemos que ayudar al cliente a  desterrar  obligaciones formales y centrarse en su actividad. En un mercado empresarial como el español, compuesto fundamentalmente por autónomos y PYMES, si la asesoría no existiese habría que inventarla.  De cara a los próximos años tenemos que ponernos las pilas como ente de prestación de servicios y  posicionamos en atención al cliente para lograr la sintonía con sus necesidades. Somos un sector clave entre PYMES y autónomos, hay 17 colectivos que nos representan y sin embargo no hemos sabido darle impronta al ramo. Por ejemplo, no entiendo que aún no exista la figura de la corresponsalía similar a la de los despachos de abogados.
¿Cuáles cree que son las piezas clave para la modernización tecnológica?

Es necesaria una doble renovación tecnológica en primer lugar para el propio despacho y en segundo lugar para la relación del cliente con el despacho. Las nuevas generaciones de usuarios han cambiado enormemente en los últimos 20 años, esto implica una cultura de uso distinta. Además de la utilización de programas de gestión (fiscal, contable y laboral), debemos incorporar herramientas de administración de clientes, como vuestro CRM, que nos permitirán integrar el servicio y adoptar una comunicación bidireccional con nuestros clientes, dando mayor visibilidad de nuestro trabajo, a la vez que acrecentaremos la sensación de respaldo al cliente.

¿Cuál es la diferencia entre un gestor y un asesor?

Hasta ahora muchos despachos han ejercido de meros gestores, no se paraban a  conocer al cliente, sus circunstancias y analizarlas.  La cercanía y la empatía son necesarias para poder realizar esa labor de acompañamiento a  nuestro cliente, de conciencia administrativa, asumiendo casi la figura de ángel de la guarda.  Del número de empresas que se crean, menos de la mitad sobreviven al cabo de un año, en muchos casos se debe a que ese acompañamiento no ha sido el adecuado, lo que hace visible y básico el contar con un Despacho de Asesoría. Adoptar esta postura nos permitirá que nuestro coste sea visto de forma distinta por el cliente, al convertirnos en apoyo para la evolución y consolidación de su negocio, marcando diferencia con la oferta de bajo coste online que nada tiene que ver con un asesoramiento

¿Qué herramientas tecnológicas cree que necesita un asesor de verdad?

No es entendible que un asesor no tenga una serie de herramientas informáticas. Un despacho de asesoría no puede realizar su trabajo sin contar con programas profesionales, y estos programas además deben estar adaptados al momento tecnológico actual, permitiendo tanto la sincronización de datos como la conexión con el cliente. Los proveedores especializados como vosotros habéis adaptado vuestras soluciones a las necesidades de comunicación actuales. Vuestro CRM, por ejemplo, permite gestionar, racionalizar el trabajo y optimizar la atención al cliente. Un 80% no tienen CRM, yo eso lo comparo a no tener una cultura de atención al cliente. Como decía antes, el despacho o se posiciona en atención al cliente o difícilmente  podrá ser su asesor. Que seas pequeño no es excusa, pues el avance tecnológico y las herramientas que aportáis los proveedores especializados eliminan las barreras que antes tenían los despachos pequeños, que además pueden contar con el apoyo de especialistas en todas las áreas (fiscal, contable, laboral o mercantil) para el servicio a sus clientes, gracias al uso de estas herramientas tecnológicas y al apoyo de su asociación, que le debe facilitar este tipo de servicio especializados. Los desplazamientos, las entregas en mano en un sobre… Cosas de ese tipo están fuera de la cabeza del usuario. Es un concepto totalmente desfasado.

 

Si te ha resultado útil, ¡compártelo!