Validez de una factura proforma a efectos de deducción fiscal

¿Es válida una factura proforma de un abogado o de un procurador de los tribunales a efectos de deducción fiscal? Pues depende. ¿Y de qué depende?  De que cumpla los requisitos formales del Reglamento de Facturación. La Dirección General de Tributos (DGT) nos lo recuerda en dos consultas vinculantes recientes, recogidas en la base de datos jurídica Iberley, en las que confirma la validez de una factura proforma a efectos de la deducción del IVA y en el IRPF:

1.- Validez de una factura proforma, correspondiente a los honorarios de un abogado.

2.- Validez de una factura proforma, correspondiente a los honorarios de un procurador de los tribunales.

Interpretando conjuntamente los artículos 97 y 164 de la Ley 37/1192, los artículos  2, 6 y 7 del Reglamento de facturación, la Directiva 2006/112/CE así como los artículos 105 y 106 de la Ley 58/2003, la DGT concluye que:

  • La factura constituye un medio de prueba preferente de la realidad de las operaciones en ellas documentadas y, por tanto, la información contenida en la misma debe ser veraz y lo suficientemente descriptiva sin que exista un modelo específico de factura aunque sí un contenido mínimo que debe observarse por aquellos obligados a expedirlas.
  • Entre las menciones específicas exigidas por el Reglamento de facturación NO se encuentra la denominación específica “factura”.

En el caso objeto de las consultas vinculantes, el documento presentado como minuta proforma carece de determinadas menciones que son necesarias para poder ser considerado como una factura necesaria para ejercitar el derecho a la deducción de las cuotas del impuestos:

  • Falta el número de emisión, como resulta preceptivo.
  • La fecha del documento no indica si es la de emisión y realización de la operación, y debería constar esta última si fuera distinta a aquélla.
  • No están identificados todos los destinatarios, lo cual debe hacerse emitiendo los duplicados suficientes para identificarlos, con mención de sus respectivos domicilios y sus números de identificación fiscal.
  • Asimismo, en el original y en cada una de las copias debe constar la base imponible y la cuota repercutida a cada uno de ellos.

En resumen, la DGT concluye que: subsanados los defectos, el documento presentado reuniría los requisitos para ser considerado como la factura en la que se documenta la operación, a efectos del ejercicio del derecho a la deducción.

 

Si te ha resultado útil, ¡compártelo!